sábado, 25 de febrero de 2017

Para mamá-


Hoy me   has  dicho que el  jueves fuiste a  bailar con mamá. Enseguida  has vuelto a  fijar tu mirada en  esas alcachofas  que  nadaban en aceite quemado , antes de ser lentamente deshojadas por tus manos  , que  ahora siempre  tiemblan.

Mamá te  ha preguntado si  habías terminado, y como siempre  has  sido un  borde,   le has contestado : ¿ que no lo  ves que  sí?. Ella me  ha  mirado por encima de  sus  gafas  nuevas ,   y ha  decidido convertir  tu estupidez en una parodia de ti mismo, pero resignadamente  tierna .  Sólo  ha  dicho :  Tu padre está  para el arrastre….

A mi tampoco ya me  sublevan tus chutes de orgullo. Hace  años  que los  entendí  . Ir contra ellos, por eso, casi me convierte en un panoli sin apenas dignidad.  El silencio nunca sabe  de argumentos , hace que los olvidemos  y de esa  forma  nos hace  sentirnos cómodos en la sumisión    , para luego vendernos a nosotros mismos como mártires.

Tampoco eres tan cabrón, sólo pasó que no encontraste una mejor manera con la que defenderte de tus propios miedos. Construiste un muro con reglas crueles, juicios sumarios, sentencias a muerte, ejecuciones demasiado dolorosas.  Nunca te diste  cuenta que te jugabas quedarte solo

Pero hoy no estoy hablando de  ti papá . Te quiero mucho porque   me has querido mucho. Punto.
Hoy hablo del amor,  no como palabra,   sino como convicción y trabajo   . La  convicción es imprescindible a la ternura, y no  hay ternura sin esfuerzo y trabajo.


De ti mamá aprendí pocas frases. Sólo entiendo perfectamente esa  media  hora  que pasas cocinando  alcachofas. Te sentirías muy orgullosa de mi. Yo preparo bocadillos.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada